domingo, 8 de julio de 2012


Oh, say! can you see by the dawn's early light

A pesar de ser feriado en USA, en Singularity University no existen los feriados. Tuvimos clases como todos los días pero al finalizar el programa tuvimos la clásica barbacoa patria. A riesgo de ser llamado cipayo, prefiero el asado para festejar que el locro, sólo preferencias culinarias.

Después de cenar, a eso de las 19.30, empezamos a caminar hacia la parte de atrás de los Headquarters de Google, donde hay unas colinas de las cuales se podían ver mejor los fuegos artificiales.

La caminata fue larga y me dejó tres historias interesantes, una sola tiene que ver con el 4 de julio en sí.
Eramos unos cuantos caminando y se van armando grupos y charlando. Yo terminé caminando con un israelí y la conversación fue llevando a cómo se vive en nuestros países. Yo estaba tratando de explicarle qué es el populismo y todo lo mal que le está haciendo a latino América. No es cosa fácil de explicar pero fue entendiendo. En un momento me pregunta: “Vos podés viajar a Brasil?”. Pensé que no le había entendido la pregunta y pedí que me repita. Le respondo que sí, que con nuestro pasaporte podemos viajar a todo el mundo y que en Sudamérica nos podemos mover sólo con
la cédula. Me miró y me dijo “La verdad, siento algo de envidia. La paz que tienen es admirable, yo no puedo moverme de mi país y estoy siempre esperando a ver cuándo viene el próximo ataque”. Si bien sirvió 6 años al ejército, en la unidad de inteligencia electrónica, se lo veía poco orgulloso de su pueblo “guerrero”. No estoy seguro cuál es la lección de la charla, no me gusta decir “por lo menos tenemos paz”, pero creo que es algo los que la tenemos no valoramos, lo tomamos como algo de todos los días. Algo me quedó dando vuelta en la cabeza al respecto...

Después de una caminata de un par de kilómetros llegamos a la colina que buscábamos y empezaron los fuegos artificiales. Desde arriba podía mirar hacia cualquier lado y veía show. Duraron unos veinte minutos y fueron, por lejos, los más espectaculares que vi. Cuando estaba promediando, los americanos empezaron a pararse y a cantar a capella el himno. Ese tipo de movidas me ponen la piel de gallina. Fue totalmente espontáneo, un efecto dominó. Empezó uno y se fueron sumando los otros. Sienten realmente su patria y respetan sus símbolos.


En el retorno a casa (ya tomo el Ames Research Park como casa), vine charlando con una española. Intercambiando algunas historias de vida y viendo que a todos nos pasa más o menos lo mismo cuando estamos afuera. Ella vive acá hace un par de años y, como me pasa a mi, sigue buscando qué es lo que realmente le gusta, qué es lo próximo que va a estudiar o el próximo proyecto en el que se va a comprometer. Estuvimos sacando conclusiones de los problemas que tenemos los ingenieros en general, y los nerds en particular. Interesante encontrar que no estás sólo en el mundo. Interesante encontrar gente parecida a uno.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Optimismo a full... qué bien te sienta el sol californiano! =)

    ResponderEliminar